Consejos para cuidar la vivienda

Para conservar la salud del edificio, hay que hacer un buen mantenimiento. Viviréis en un edificio más confortable y seguro, además de ahorraros a la larga gastos innecesarios. 


20 consejos
para cuidar la vivienda

Proteger la estructura
Para asegurar la estabilidad del edificio.
Respetar el medio ambiente
Reducid el consumo de energía  y productos  contaminantes.
Controlar el peso
Poniendo cargas superiores a las previstas se maltrata al edificio.
Proteger los elementos metálicos
Recordar que se oxidan por los efectos del clima y de la humedad.
Conservar la fachada
Protege la casa, permite que entre la luz y le proporciona ventilación.
Conservar la madera
Es un material que necesita atenciones especiales de mantenimiento.
Cuidar la cubierta
La cubierta está sometida constantemente a la agresividad; ambiental, que la deteriora lentamente y mengua la efectividad.
Aislar bien
Un buen aislamiento evita perdidas de calefacción y de refrigeración. Ganará confort y ahorrará.
Respetar tabiques y paredes divisorias
Si no se hace, se pueden producir deformaciones y grietas.
Ventilar correctamente
Una ventilación correcta beneficia la salud de las personas y evita las humedades.
Combatid las humedades
Hacerlo lo antes posible evitará problemas más graves.
Formar parte de una comunidad
Los espacios comunes pertenecen a
todos los propietarios. Velad por su correcto mantenimiento.
Mantener las instalaciones de gas y
electricidad en buen estado
Para  vuestra seguridad.
Tener al día el Libro del edificio
El Libro del edificio recoge los documentos generados en la vida del edificio y las instrucciones para su mantenimiento.
Cuidar de los desagües
Evitareis atascos, humedades y malos olores
No realizar obras ilegales
Las obras ilegales perjudican la casa y no tienen ninguna garantía.
Usar bien los ascensores
Es necesario usarlos correctamente y revisarlos periódicamente para evitar riesgos.
Asegurar la casa
Contratad una aseguradora combinada o de multiriesgo, que cubra un accidente o cualquier eventualidad que se presente.
Controlar el agua
Vigilad las fugas y evitad un consumo excesivo.
 Confiar en un experto
Poned la salud de vuestra vivienda en manos de un aparejador, el técnico de cabecera.